El sector logístico está pasando por una transformación, como todo aquello que está relacionado con el e-commerce. El auge de las ventas online está haciendo que las startups vean la necesidad de utilizar la inteligencia artificial y el blockchain para agilizar las entregas.

Un ejemplo claro de este tema son los delivery. Alguien que llega agotado del trabajo decide pedir algo para cenar y llaman al algún restaurante o casa de comida y en tiempo récord les llega el pedido. Esta rapidez se debe, en buena medida, a compañías de reparto a domicilio que han desarrollado un algoritmo que permite predecir dónde van a producirse los primeros pedidos y así distribuyen sus repartidores para que estén por esas zonas.

De esta forma, el sector de la logística está adaptándose a las necesidades del cliente y el nuevo entorno online. Toda una serie de cambios generados por el boom del comercio electrónico. Y es un pieza clave, ya que es el encargado de servir de puente entre el ecommerce y el comprador.

Tanto es así, que en los últimos años han surgido nuevas empresas orientadas a facilitar que las tiendas online puedan planificar, gestionar y distribuir sus pedidos con la máxima eficiencia. Es lo que se denomina la eLogística. “Sin una logística rápida y adaptada, el ecommerce habría encontrado un importante freno a su expansión. Un freno físico, no tecnológico”, afirma Juan Luis de los Ríos, director del Máster en Supply Chain Management & eLogistics de IEBS, en una entrevista en Expansión.

La eLogística es un aliado imprescindible para los negocios digitales, ya que influye de forma directa en la decisión de compra del cliente. “Compramos electrónicamente con la esperanza de obtener el producto de forma muy rápida y sin sobrecostes significativos, y en eso la logística juega el papel principal. Variedad y disponibilidad de stock, capacidad de compilar los pedidos y prepararlos de forma individualizada y de un día para otro, distribución rápida y capilar… y todo ello con costes bajos”, comenta De los Ríos.

Por otro lado, las nuevas soluciones de logística también resultan decisivas en la internacionalización de las empresas españolas, que en muchos casos recurren a Internet como canal principal de ventas en el extranjero.

Las compañías de eLogística pueden ayudar a las tiendas online en muchas áreas, desde la gestión del inventario, los pedidos, las facturas y las devoluciones, hasta el packaging, el transporte, el almacenamiento y la distribución.

Pero uno de los aspectos que está suscitando más interés en estos momentos es el denominado reparto de última milla, es decir, la distribución del producto desde el almacén hasta el domicilio del comprador. “Las empresas de paquetería express, tradicionalmente enfocadas en el comercio B2B (entre empresas), se han visto obligadas a cambiar para hacer frente al hecho de que más del 50% de los paquetes que mueven ya son B2C (de empresas a particulares). Eso ha supuesto cambios tremendos. Por ejemplo, se ha pasado de entregar tres paquetes o más en un mismo punto a entregar un paquete por destino”, comenta David Bernabéu, fundador y CEO de Citibox.

También se valora que los repartos se realicen en medios de transporte respetuosos con el medioambiente, como bicicletas y vehículos eléctricos. Y, a raíz de la polémica que ha surgido en torno a algunas compañías de mensajería acusadas de recurrir a falsos autónomos, muchos comercios online están exigiendo que las empresas encargadas de distribuir sus productos demuestren que sus empleados gozan de unas condiciones salariales justas.

FUENTE: iPRO UP (http://bit.ly/2DHopXg)

Share This